coral

Clase de mineral: materia orgánica
Color:rojo, rosa, blanco, negro, azul
Pleocroismo:ausente
Dureza: 2,5 - 3,00
Peso específico:2,6 - 2,7
Exfoliación:ausente
Fractura:irregular, astillosa
Cristal: hexagonal, microvítreo
Transparencia:semitransparente, opaco
Brillo:brillo vítreo a brillo nacarado
Fluorescencia:rojo, rosa, blanquecino, muy débil

El coral viene utilizándose desde la antigüedad, aunque no siempre se ha conocido su procedencia orgánica. Sólamente en 1726 pudo clasificarlo el medico francés Peyssonel como ‘animal de los mares’. Hasta aquellos momentos había sido objeto de leyendas fantásticas, como aquella procedente de Grecia que decía que los corales eran gotas solidificadas de sangre de la medusa. Los corales servían de amuleto contra los demonios y la mala suerte. Debido a su color rojo, también les atribuían facultades para potenciar la circulación sanguínea.

Características

Los corales se generan a traves de colonias de pólipos que segregan cristales de carbonato de calcio o sustancias óseas. Estas sustancias forman un esqueleto rígido al que se encuentran unidos todos los pólipos. Los corales se dividen en corales hexagonales (pólipos de seis tentáculos- corales pétreos, corales negros) y corales octogonales (pólipos de ocho tentáculos – corales rojos, rosas y similares). De todos los corales del mundo, solamente hay cuatro especies de las que se obtiene el preciado material para las joyas: corallium rubrum (mar Mediterráneo), corallium japonicum (Japón), corallium elatum (Okinawa - Japón y Filipinas) y corallium secundum (Midway, en el océano Pacifico). Los corales se componen en un 87% de carbonato de calcio. El resto es una mezcla de óxido ferroso, manganeso y sustancias orgánicas que le dan color. Cuando se observa un coral bajo la lupa se pueden apreciar unas tiras alargadas, que son los restos de las vías sobre las que los pólipos se agarraban unos a otros. El corte transversal de un coral muestra una estructura radial que indica su crecimiento, muy similar al de los árboles. Los corales de baja calidad tienen muy a menudo inclusiones y agujeros ocasionados por parásitos.

¿Dónde se encuentra?

Los corales son típicos de los mares cálidos. En el Mediterráneo se encuentran a una profundidad que oscila entre los 50 y los 150 metros. En el Caribe se pueden encontrar hasta a 500 metros de profundidad. Los yacimientos de corales se han ido agotando en todo el mundo. En el mar Mediterráneo quedan ya muy pocos (en Cerdeña, Córcega y en el sur de Italia). También en Japón se están agotando rápidamente los yacimientos.

Talla

Gran variedad: cabujón, talla redonda, etc.

Posibilidades de confusión

Se puede confundir con la carneola, la rodonita, el cristal, el caucho y el plástico.